Los seguros de vida

A nadie le gusta enfrentarse a temas como qué pasará con su familia en caso de muerte o enfermedad incapacitante. Sin embargo tener o no tener un seguro de vida puede ser la diferencia entre que los hijos terminen los estudios o no, entre que la familia permanezca en el hogar familiar o no pueda hacer frente a la hipoteca y salga deshauciada, entre que los tuyos gocen de tranquilidad financiera o pasen mil angustias económicas. El video ilustra muy bien la necesidad de un seguro de vida.

Publicado en seguro de vida, Seguros de Vida, Sin categoría | Deja un comentario

Breve explicación sobre los seguros y la función de los seguros

Si te preguntas por qué existen los seguros y cual es su función, mira este video.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

Lo que NO hay que hacer en caso de que se te incendie una sartén con aceite

Video de 30 segundos que muestra qué hacer si se nos prende fuego una
cazuela/sartén con aceite en la cocina.

  1. Apague la fuente de calor
  2. Moje un paño con agua fria y escúrralo bien
  3. Tape la cazuela con el paño y espere a que enfríe.NO intente mover la cazuela y SOBRE TODO :
  4. NO ECHE AGUA SOBRE EL ACEITE QUE SE HA INCENDIADO – LOS EFECTOS PUEDEN
    SER DEVASTADORES!!!!
Publicado en Consejos, Prevención | Etiquetado , | Deja un comentario

¿Qué sería de tu vida si te quedases inválido? ¿Cómo protegerte a ti y a tu familia antes de que suceda?

Lo que descubrirás en este informe:

• Cómo proteger tus ingresos si te quedas inválido
• Estadísticas sorprendentes sobre lo común que es que una persona ‘normal’ sufra una invalidez que le prive de sus ingresos
• Por qué algunas pólizas de seguros que cubren Invalidez no son suficientes
• Cuanta protección comprar y cuanta no comprar
• Lo que nadie explica y mucho, mucho más!

La gente normalmente piensa en sus seguros para proteger sus propiedades : sus casas, sus coches, sus negocios. Pero ¿qué pasa contigo? ¿Qué pasa si te enfermas, tienes un accidente grave o incluso qué sucede si mueres? ¿Cómo te proteges a ti y a tu familia en estos casos?

¿Qué pasa si sufres una enfermedad grave o un accidente que te obligue a incurrir en gastos enormes y te prive de tus ingresos porque no puedes trabajar?

¿Como vais a afrontar en casa todos los gastos si no puedes trabajar por un largo periodo de tiempo?

Obviamente, no es agradable pensar en estas cosas pero no plantearse los escenarios posibles antes de que suceda lo que tememos es el error más grave que podemos cometer en la vida.

El Seguro de Invalidez

Puede parecer que una invalidez es algo que no sucede con frecuencia. Tú sufres un accidente o una enfermedad que no te permita trabajar por un largo periodo de tiempo– seis meses, doce meses o incluso más de una anualidad. Suena improbable, verdad? . Pues no lo es.

* Hecho : Estadísticamente, uno de cada cinco trabajadores se queda inhabilitado para trabajar durante algún tiempo al menos una vez entre los 35 y los 65 años. Y uno de cada siete trabajadores se queda inhabilitado para trabajar por lo menos durante cinco anualidades antes de llegar a los 65. Si tienes 30, el tema empeora : uno de cada 3 trabajadores coge una baja prolongada ( de más de 90 días) antes de cumplir los 60. A los 40 , tres de cada 10 trabajadores cogen una baja prolongada y a los 50, uno de cada seis.

En realidad,tienes muchas más probabilidades de quedar inhabilitado para trabajar por una baja prolongada causada por enfermedad o accidente durante tu vida laboral que de fallecer. Y sin embargo, la mayoría de los autónomos compran seguros de vida (que cubren el fallecimiento) y no compran un seguro que pueda reponer los ingresos que dejan de percibir por baja por enfermedad o accidente.

Cobertura de Invalidez : Muchas Opciones; Cómo Escoger

Los seguros de Invalidez o Accidentes pueden reponer parte o casi todos los ingresos que dejas de percibir si te enfermas o sufres un accidente que te impida trabajar. Aunque esto parece muy sencillo, hay muchos tipos de seguros de Invalidez. Alguno de estos, están disponible para todos nosotros :

Seguridad Social — Si no puedes trabajar porque estas de baja por accidente o enfermedad, puedes acceder al pago de la prestación por baja por parte de la Seguridad Social. Estos pagos no suelen ser por cifras muy altas y no reponen la mayor parte de tu pérdida de ingresos.
* Hecho : los baremos de pago son bajos. En unos casos se te da al 60% del baremo y si pagas el complemento de accidente, solo durante los 20 primeros días se te da hasta el 75% del baremo. A partir del día 21, todos cobran el 60% del baremo, que en ningún caso es el 60% de tus ingresos.

Seguro de Accidentes Colectivo. Si te accidentas o contras una enfermedad grave y tu empleador te tiene en póliza de convenio de tu sector, puedes beneficiarte de la indemnización que corresponde a tu convenio. Sin embargo, las prestaciones por convenio varían de provincia a provincia y en cualquier caso no suelen ser muy altas . Además dependerán en su cuantía del grado de invalidez que te conceda la Seguridad Social, mientras que muchos convenios solo conceden prestación económica para casos de invalidez absoluta y permanente. La mayoría no contempla las bajas por enfermedad o accidente como invalidez. Con lo cual, la pérdida de ingresos esta casi garantizada. La enfermedad grave o accidente, además debe de ser reconocido como laboral para tener derecho a indemnización.

Seguro de Accidentes de tu empresa. Muchas grandes empresas ofrecen a sus empleados pólizas de accidentes más completas. Lo que pasa es que hay que estar en una de esas grandes empresas y estar dado de alta en el TC2 de la empresa para tener derecho a prestación. Los autónomos no suelen estar dados de alta en el TC2, primeramente. En segundo lugar, estas pólizas de empresa suelen limitar el porcentaje de ingresos por trabajador que se repondrá en caso de baja ( por ejemplo, el 60% de tu salario) y también tienen limitaciones en cuanto al tiempo en que se concederá la prestación (6 meses, 12 meses) y tendrán una franquicia ( se empieza a pagar tras un mes de baja, por ejemplo.) Estas prestaciones están sujetas a impuestos y no te las puedes llevar contigo si cambias de trabajo.

Seguro de Baja Diaria por Enfermedad o Accidente

Otra opción para cubrir las bajas prolongadas e improductivas, opción que cada vez mas contratan los autónomos, es comprar una Póliza de Baja Diaria por Enfermedad o Accidente.
Se puede contratar poco dinero por día de baja o mucho dinero por día de baja. Cuanto necesitas realmente? En general, recomendamos que contrates lo suficiente para cubrir el 70% de tus ingresos antes de impuestos.

* Nota. Si tus ingresos mensuales ascienden a 2.200 euros, necesitaras contratar unos 50 euros por día de baja, pero hay un montón de variables que considerar. Deberías consultar con un Corredor de Seguros especialista en Bajas Diarias para determinar qué cantidad mensual necesitas contratar.
También hay numerosas opciones sobre a partir de qué día de baja se cubre y por cuánto tiempo. Puedes comprar una baja diaria por un periodo de tres meses, 6 meses, 12 meses, 24 meses o mientras vivas.

* Consejo. Generalmente un seguro de Baja diaria se debe adquirir por periodos largos. Comprarlo para periodos cortos solo es un parche y hay que recordar lo que la Seguridad Social puede tardar en calificar un accidente grave en invalidez absoluta y permanente (meses!) y empezar a pagarte la pensión por Invalidez. Además habría que ver como cotizas como autónomo para saber a qué prestación podrías aspirar.

Además este tipo de póliza viene con periodos de carencia y con franquicias. Las franquicias son los días que la Aseguradora no paga (3 días, una semana, un mes) y también cuentan con periodos de carencia: el tiempo que debe transcurrir desde que contratas la póliza hasta que esta te cubre un accidente o invalidez) .Los periodos de carencia pueden ser desde 60 días hasta 180 días y 9 meses para embarazo). Si el periodo de carencia es muy bajo, la póliza costar más.

Información Importante: ¿Qué es una Invalidez?

Cuando se contempla la posibilidad de adquirir una póliza de Invalidez, es vital leerse las definiciones de ‘Invalidez’, de ‘Enfermedad’, de ‘Accidente’, y ver cómo esa definición afecta a tu situación específica.
Las Invalideces llevan adjetivos, tales como ‘Absoluta y Permanente’ y ‘Total y Permanente’ y también ‘Parcial’ y ‘Temporal’. La mayoría de las Invalideces son o bien parciales o temporales, pero la diferencia entre Absoluta (invalidez que te impide realizar cualquier tipo de trabajo) y ‘Total’ (la que te impide el desarrollo de tu profesión habitual) puede determinar que la póliza te sirva para garantizar tus ingresos habituales o que sencillamente tires tu dinero.

* Consejo. Si estás considerando comprar una póliza de invalidez que sólo te cobra la invalidez Absoluta y Permanente, puedes estar malgastando tu dinero.

Las pólizas de Invalidez también tienen definiciones relativas a tu ocupación. La mejor opción, aunque resulte más cara, es la cobertura que entra en juego cuando no puedes realizar tu trabajo habitual.

* Ejemplo. Supongamos que un neurocirujano pierde su mano en un accidente. Esa persona puede seguir siendo medico, pero no podrá realizar cirugía alguna. Esto afectara a su nivel de ingresos? Desde luego!
Si tuviese contratada una póliza de Invalidez Absoluta y Permanente no estaría cubierto porque aun puede trabajar como médico. Si tiene contratada la Invalidez total, si estaría cubierto porque aunque puede trabajar, está inhabilitado para su profesión habitual de cirujano.

Por último, hay que tener en cuenta que algunas pólizas definen la Ocupación del tomador de manera muy amplia y otras lo hacen de manera restrictiva. Esto afectará a la cobertura.

Cuando la Invalidez se define como Pérdida de Ingresos…

Algunos aseguradores ofrecen un tipo de cobertura que no define la invalidez en términos de una ocupación, sino en términos de pérdida de ingresos. Imagínate que tienes un accidente y que por ello tienes que aceptar un empleo que te paga el 50% de tu anterior salario, porque puedes trabajar, pero no en tu ocupación habitual. Una póliza de Invalidez basada en tus ingresos repondría parte de los ingresos perdidos, pero no todo. Lo normal es que empiece a pagar cuando has perdido por lo menos el 20% de tu salario habitual. En este ejemplo, la póliza te repondría el 80% de los ingresos que perdiste.
Otra característica de los seguros de Accidentes es que tienen una protección para los tomadores del seguro que es doble. Por un lado, se garantiza que la póliza, una vez contratada siempre es renovable. Es decir, siempre que se pague la prima, la póliza se renueva y el Asegurador no puede cancelarte la cobertura o cambiarte los términos de misma. En segundo lugar, el Asegurador no puede incrementarte la prima por mucha siniestralidad que tengas salvo que la incremente para todos los contratantes que conformen un grupo de riesgo similar al tuyo : (gente de tu misma edad, profesión, etc.)

* Nota. La mejor opción es una póliza no cancelable después de contratada. Uno de los beneficios adicionales a los ya explicados de este tipo de seguro es que te puedes garantizar que tu prima no subirá hasta que cumplas los 65 años.

* Consejo : Como puedes ver, hay muchas opciones para quien está interesado en protegerse de Invalidez temporal o prolongada. Sin embargo, no es tarea fácil cerciorarse de obtener los términos de cobertura que mejor se adapten a tu situación particular. Consulta tus opciones con un especialista en seguros de Invalidez y de Baja Diaria que te ayude a obtener lo que necesitas a un precio que puedas permitirte con comodidad.

Siempre estoy a tu disposición por si quieres ampliar información.
Cordiales saludos,
Carmen Ezcurra
Directora
Risk & Insurance Services

Publicado en Baja diaria, Bajas diarias y Salud, seguro de accidentes, Seguros, Seguros de Vida y Accidentes | Etiquetado , | 12 comentarios

¿Qué es el seguro y por qué lo necesito?

Los seguros permiten a las personas protegerse contra riesgos como robos, accidentes o enfermedades o proveer para sus familias en caso de su muerte o de sufrir una gran invalidez que no te permita trabajar.

 

Aunque las pólizas de seguros individuales puedan parecer complicadas, el principio que rige los seguros es claro. Pagas para asegurarte contra algo que pueda ocurrirte a ti o a tus propiedades. Si ocurre lo peor, la compañía de seguros paga, o bien el costo total de reparar el bien dañado o de reponer los bienes dañados o bien una suma convenida.

El contrato de seguro es el medio por el cual el asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima, a resarcir un daño o a pagar una suma de dinero al verificarse la eventualidad prevista en el contrato. El contrato de seguro puede tener por objeto toda clase de riesgos si existe interés asegurable, salvo prohibición expresa de la ley.  
 

Por interés asegurable se entiende la relación lícita de valor económico sobre un bien. Cuando esta relación se halla amenazada por un riesgo, es un interés asegurable.

En general se pueden asegurar todas las cosas corporales (coches, viviendas, negocios, etc.) e incorporales (perjuicios económicos, paralización de actividad, etc.), además se puede asegurar la vida y el patrimonio.

Para que la cosa sea susceptible de ser asegurada debe cumplir con los siguientes requisitos:

– Debe tratarse de una cosa corporal o incorporal.

– La cosa debe existir al tiempo del contrato, o al menos al tiempo en que empiecen a correr los riesgos

– La cosa debe ser tasable en dinero

– La cosa debe ser objeto de una estipulación lícita

– La cosa debe estar expuesta a perderse por el riesgo que corre el asegurado

Desde su propia experiencia y sus propias estadísticas, las compañías de seguros pueden calcular la probabilidad de que ocurra un robo o un accidente y el coste que para ellas supone el asegurar cualquier pérdida o daño.

Cuanto mayor sean el riesgo y el costo financiero de la pérdida, mayor será la prima que te pedirá que pagues. Pero no olvidemos que las compañías pueden mantener los costos bajo control, asegurando a mucha gente contra el mismo riesgo.
 
 

El riesgo asegurable es un evento posible, incierto y futuro, capaz de ocasionar un daño del cual surja una necesidad patrimonial.

El acontecimiento debe ser posible, porque de otro modo no existiría inseguridad. Lo imposible no origina riesgo. Debe ser incierto, porque si necesariamente va a ocurrir, nadie asumiría la obligación de repararlo. Sin riesgo no puede haber seguro porque al faltar la posibilidad de que se produzca el evento dañoso, ni podrá existir daño ni cabrá pensar en indemnización alguna. 
 
El riesgo presenta ciertas características que son las siguientes:

  • Es incierto y aleatorio.
  • Posible
  • Concreto
  • Licito
  • Fortuito
  • De contenido económico

 
 

¿En qué debería pensar cuando compro un seguro?


Primero, en qué es lo que necesitas.
Hay una serie de seguros OBLIGATORIOS. Por ejemplo, tienes que tener un seguro de automóvil
para conducir en este país y en la mayor parte del mundo civilizado.

El banco que te concede una hipoteca insistirá en que asegures el continente (edificio) de la vivienda cuando compras tu casa.

En otros casos, la elección es tuya. Tú decides, por ejemplo, cómo podrás pagar un tratamiento médico en el extranjero si enfermas durante tus vacaciones o cómo repondrás tu televisor o tus bienes valiosos si te roban en tu domicilio. Si tienes un seguro de viajes o has asegurado el contenido de tu hogar, la compañía de seguros se haría cargo de las facturas.

También puedes asegurar, por ejemplo, el costo de reparar o de reponer tu televisor u otros aparatos eléctricos del hogar comprando un seguro que extienda su garantía, o no. Puedes asegurar tus ingresos en caso de que pierdas tu trabajo porque te echen de la empresa o porque sufras alguna enfermedad larga. Hay una gran variedad de pólizas de seguros disponibles para una gran variedad de situaciones.

Publicado en contrato de seguros, General, Seguros | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Diferencia entre Corredores de Seguros y Agentes de Seguros

En los últimos años hemos vivido numerosos cambios en el sector asegurador, que van desde una gran diversificación de la oferta de seguros hasta la aparición de nuevos canales de distribución, pasando por un abaratamiento de precios y seguido de una reducción en la capacidad de suscribir riesgos industriales.

Tradicionalmente existían dos canales de distribución, que siguen manteniendo su importancia en la actualidad, a través de los cuales las entidades aseguradoras se dirigían al mercado. Estos dos canales de distribución son la venta directa, a través de la propia entidad o a través de agencias (agentes de seguros), y la distribución de seguros a través de mediadores independientes (corredores de seguros).

La transformación continua que se produce en el sector asegurador, fruto de la adaptación a un entorno cambiante y en constante evolución, repercute directamente en el consumidor de seguros, al que cada vez resulta más complejo conocer cuál es la mejor opción de seguro para satisfacer sus necesidades concretas.

En medio de todos estos cambios, la figura del mediador de seguros sigue manteniendo su importancia tradicional como distribuidor de seguros, si bien ha debido hacer un esfuerzo de adaptación a los cambios del mercado, cada vez más amplio y competitivo, lo que ha supuesto un aumento en la calidad de sus servicios, y es que el mediador de seguros, como profesional independiente, imparcial y objetivo, sigue siendo el mejor asesor para el cliente o consumidor de seguros.

Cabe hacer una reflexión sobre el término “mediador de seguros”, ya que se usa indistintamente para referirse a agentes y corredores de seguros, aunque en realidad se trata de dos figuras substancialmente distintas.

Agentes de Seguros

Los agentes de seguros (agentes o sociedades de agencia) son mediadores afectos a la entidad aseguradora, a los que une un vínculo contractual y una relación de dependencia, donde la entidad responde por las acciones del mediador y éste actúa en nombre de la entidad.

Se comprometen a realizar por cuenta de ésta labores de mediación, promoción, asesoramiento preparatorio y asistencia posterior con tomadores, asegurados o beneficiarios de los seguros.

Su vinculación debe ser exclusiva, es decir, no podrán estar vinculados simultáneamente por contrato de agencia con más de una entidad aseguradora, a menos que ésta le autorice expresamente para operar con otra entidad en determinados ramos, modalidades o contratos de seguros que no practique ella misma.

Las entidades aseguradoras llevan un registro de sus agentes, asignándoles un número de registro, dato que cada agente debe incluir en su publicidad y documentación propia.

Corredores de Seguros

Los corredores de seguros son, por contra, mediadores independientes y no afectos a la entidad aseguradora, que actúan por cuenta propia, a los que se exige titulación y están sometidos a un régimen de control administrativo.

Los corredores se encuentran sometidos a una estricta normativa de requisitos financieros y de profesionalidad, cuyo cumplimiento es preciso para poder acceder y desarrollar la actividad de mediación de seguros.

Destaca, en particular, la obligatoria obtención del “diploma del mediador de seguros titulado” por parte de las personas físicas corredores y de quienes ejerzan la dirección técnica en las personas jurídicas (corredurías). Dicho diploma es expedido por la Dirección General de Seguros del Ministerio de Economía y Hacienda. Esta misma Dirección General de Seguros gestiona un Registro especial de corredores, sociedades de correduría y sus altos cargos, en el que obligatoriamente deben inscribirse este tipo de mediadores.

Según define la propia Dirección General de Seguros, los mediadores de seguros independientes son “ mediadores libres de vínculos que supongan afección respecto a las aseguradoras. La ley les confiere la misión de ofrecer a los asegurados un asesoramiento profesional, especializado e imparcial, fundado en su independencia. Por tanto debe recomendar a sus clientes las coberturas de seguro y las entidades que mejor se adapten, a su juicio profesional, a las necesidades del consumidor ”.

VENTAJAS DE TRABAJAR CON UN CORREDOR DE SEGUROS

El Corredor de Seguros tiene por misión traducir las inquietudes y necesidades, referidas a la seguridad, del Cliente / Asegurado al lenguaje asegurador y tras ello buscar la mejor oferta entre las compañías de Seguros para dichas necesidades. El uso del Corredor permite disfrutar de unas ventajas tanto a nivel de contratación del seguro como en el momento de un posible siniestro.

Durante la contratación del mismo se dispone de una asesoría especializada que permite al Cliente:
• Conocer cómo debe asegurar su riesgo.
• Saber con qué márgenes cuenta.
• Obtener de forma gratuita una comparativa del mercado para sus seguros.
• Obtener unas primas que, en general , son más reducidas que las planteadas por las compañías en directo.

Durante un siniestro se disfruta de :
• Un asesor que está de parte del Asegurado frente a la Compañía de Seguros. Esto tiene mucha importancia cuando se producen lagunas o puntos grises en las coberturas.
• La Correduría dispone de una capacidad de presión limitada frente a la compañía de seguros debido a la Cartera que mantiene con ella. Evidentemente, esta capacidad de presión es muy superior a la que puede plantear el Asegurado.
• El conocimiento técnico del corredor y su manejo de la terminología de seguros le permite velar más adecuadamente, frente a la compañía, por los intereses del Asegurado que si éste realiza su propia defensa o le defiende un agente de seguros, que está vinculado a la compañía que representa.

Además para dar más estabilidad a la figura de la Correduría, ésta dispone por ley de una póliza de Responsabilidad Civil que cubre sus posibles errores u omisiones.

Publicado en Corredores, General | Etiquetado , | 73 comentarios

Lo que no sabes de seguros y no te atreves a preguntar

Llevo trabajando en el mundo de los seguros desde 1985 y en todos estos años no me he encontrado con ningún director de empresa o responsable de seguros que se sienta cómodo ante la perspectiva de contratar seguros. Muchos directivos me han dicho, a lo largo del tiempo que no les gusta NADA el tema de los seguros, que es un tema que les gustaría poder delegar, que no saben muy bién lo que están comprando, etc.etc.

Lo cierto es que parece ser que sólo entendemos de seguros los que nos dedicamos a los seguros ( ¡y no todos!) y no es fácil para el responsable de contratar los seguros el aprender sobre el tema. El temario a aprender es demasiado extenso, la temática es cambiante, los tipos de seguros están en constante evolución y los condicionados de las pólizas son difíciles de leer en muchísimas ocasiones. Para terminar de empeorar la situación, en el subconsciente colectivo está instalada la creencia de que en los seguros hay muchas cosas poco claras, y que en todas las pólizas hay “letra pequeña” que está puesta para librar a las Aseguradoras de indemnizar por los siniestros y por supuesto, para que el que compra un seguro lo tenga difícil para cobrar.

Lo cierto es que saber de seguros no es fácil, pero tampoco es imposible. ¿Que resulta aburrido? Puede ser, pero el desconocimiento del tema puede resultar peligroso ya que no tendremos forma de protegernos de forma efectiva de los riesgos que pueden acabar con una empresa o con un patrimonio y que podríamos transferir, mediante el pago de una prima, a una compañía de seguros.

Con este blog pretendo poner mi granito de arena para ayudar a comprender los seguros, para qué sirven, lo que deberemos tener en cuenta a la hora de contratarlos, los derechos y obligaciones que se derivan del contrato de seguro y, en pocas palabras, para hablar de todo lo que no sabe de los seguros y tampoco se atreve a preguntar.

Publicado en General, Seguros | Etiquetado , , | 4 comentarios